wp4d0a50fc.gif
wpf9ce1b02.png
ESTRÉS, ANSIEDAD,
ESPASMOFILIA, DEPRESIÓN LIGERA


Causas
Podría tratarse de un desarreglo energético global inducido por el entorno, el estrés, un shock psicoemocional (rotura de una relación, fallecimiento, divorcio, accidente, enfermedad, etc.) que lleva a un desequilibrio de los sistemas simpático y parasimpático. Este equilibrio de base se halla así desplazado y de ello resulta una hiperreactividad y una hipersensibilidad con un fenómeno de lucha y agotamiento: la astenia reaccional.
El paciente se siente entonces como “una batería o una pila descargada”, con ralentización psíquica, trastornos de la memoria y del sueño, palpitaciones, estado ansiodepresivo. Se trate de alguna manera de un “parásito” en los mecanismos de regulación energética del organismo (sistemas activador y frenador).

Tratamiento
Conviene, por lo tanto, llevar a cabo una recarga de iones positivos : Magnesio (Mg++), Potasio (K+), Fósforo (P+), Litio (Li+), en los puntos llamados “de estrés” indicados en las cartografías de algunos autores (Charcot), con el fin de reinicializar a nivel energético ese programa de equilibrio basal que ha sido alterado. Esto se realiza mediante técnicas llamadas de Mesoterapia Energética con la técnica de Hidrotomía Percutánea.
Es necesario sin embargo subrayar que pueden producirse carencias energéticas, también en este caso, debido a una mala absorción intestinal por disfunción de la permeabilidad de la mucosa (
Colitis, Colopatía, etc.) que produce una carencia del aporte endógeno al organismo en Calcio, Magnesio, Hierro y otros oligoelementos necesarios a la fabricación de hormonas y a la síntesis de los mediadores químicos a partir de aminoácidos (por ej. el Triptófano para la síntesis de la Serotonina en caso de depresión), por lo tanto con una repercusión a distancia en el cerebro. Pasa lo mismo en los trastornos tiroideos, el equilibrio hormonal en ginecología o los trastornos óseos (osteoporosis muy avanzada) en reumatología.
FR | EN | ES