wp4d0a50fc.gif
wpf9ce1b02.png
ARTROSIS,
CALCIFICACIONES ÓSEAS,
CANAL LUMBAR ESTRECHO, HERNIA DISCAL



Causas
El proceso artrósico nace por rotura del equilibrio construcción-destrucción en beneficio de este último en el seno del hueso. Como consecuencia, aparece una modificación microarquitectónica anárquica con un trastorno de distribución del calcio, llevando a la coexistencia de osteoporosis (rarefacción y fragilización de la trama ósea central con riesgo de fractura) y osteocondensación (exceso de calcificación e irregularidades periféricas que llevan a un pinzamiento discal o una compresión de las raíces nerviosas con osteofitosis o “picos de loro”, por ej. Ciática) o incluso una destrucción parcial o total del cartílago (por ej. rodilla o cadera). De ello deriva una lesión de origen mecánico en el seno de la articulación por presión de los elementos constitutivos (calcificaciones de gran dureza contra elementos frágiles y blandos: discos, cartílagos, tendones, nervios, ligamento, sinovial). El cartílago no está ni vascularizado ni inervado, está constituido en un 70% por agua y sales minerales, y su nutrición es por imbibición. El disco intervertebral es hidrófilo (fuerte afinidad por el agua).
El trastorno en la distribución del calcio – osteoporosis por un lado y osteocondensación periférica por el otro – provendría probablemente de trastornos de la microcirculación periférica que aumentan con la edad, debido a la ralentización hemodinámica global de los grandes troncos (hasta un 30% fisiológicamente), lo que llevaría a un colapso del lecho capilar periférico. Así, las células artrósicas serían células que se eliminarían mal y que acumularían el calcio, los metales pesados y otras toxinas por autointoxicación crónica, por lo que el ratio construcción-destrucción se invertiría progresivamente en beneficio de este último. Esto constituye un modo reaccional válido para el conjunto de las células del organismo sea cual sea su especialización (tejido nervioso, miocárdico).
Las otras causas profundas de la Artrosis tendrían igualmente una relación con disfunciones, entre otras de la permeabilidad membranar intestinal, que produciría una carencia endógena respecto del paso de oligoelementos (calcio, magnesio, hierro...), de aminoácidos (para la síntesis de proteínas) así como para la elaboración de hormonas, creando a su vez trastornos neuroendocrinos con consecuencias óseas.


               > ESQUEMAS DE LA ARTROSIS LUMBAR Y DE LA RODILLA

                     > IMÁGENES DE LA ARTRÓSIS: RADIOGRAFÍAS, ESCÁNER, IRM

Tratamiento
El tratamiento de la Artrosis pasaría por lo tanto por:
    • La hidratación in situ (Hidrotomía Percutánea)
    • La micronutrición celular inyectable (interés de la oligoterapia funcional que será validado en el futuro)
    • La mejora de la microcirculación locorregional (ver Trabajos del Dr. Multedo, « La tercera circulación »)
    • La Mesoquelación (EDTA) que permite el drenaje del calcio periférico a nivel óseo (osteofitosis), así como el de las toxinas acumuladas de forma crónica (incluyendo los metales pesados).
    • En el plano técnico, en los casos rebeldes y severos, conviene resaltar el interés de la Mesoperfusión que permite intensificar el efecto locorregional de la terapia así como su efecto en el tiempo (duración media: 45 minutos)
     • Finalmente, el tratamiento por Mesovacunación del intestino permitirá el refuerzo de su equilibrio inmunitario con regeneración de la mucosa (ver tratamiento de la Colopatía), con una mejor absorción de los elementos nutricionales para la síntesis proteica y neurohormonal, corrigiendo los riesgos de carencia crónica a largo plazo creados por vía endógena con el riesgo de ralentización periférica en los tejidos diana y los órganos.
wp263e41c2.png
Artrosis lumbar
wp44547da6.png
Artrosis cervical
wpc728978f.png
FR | EN | ES